DOLIENTE

 

No se reconoce,

no, ese vestido no es suyo

le han cambiado la nariz

cosieron pliegues invisibles

estropearon dos tetitas pequeñas

sacaron líquido espeso y amarillo

debajo de la cintura

y olvidaron afeitar el pubis.

 

No, no se reconoce,

con el nuevo vestido no se ve

con esa tela plastificada

estirada y cosida: ni el múltiplo

consigue que crezca

su alma que se encuentra doliente

traspasada por tantos quirófanos

bajo manos cirujanas:

querer parecer y no ser.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s