LA NOCHE

Cansado el día de tanto trajinar

la tarde mezcló el café con leche descremada

la cena escueta como aconseja la regla de oro

y de puntillas para no hacer ruido

aparece tras las cortinas la noche.

 

La noche, la ansiada noche

por fin soñar con todos los imposibles,

esos deseos jamás cumplidos

aunque durante todo el día, los días todos

rogando, en concentración pidiendo al destino

recibir aquello tan difícil de conseguir.

 

La noche, ruegos silenciosos

añorar placeres esfumados

tras tiempos de soledad

la búsqueda de palabras correctas

implorando perdón por aquello que no se hizo

a su justo tiempo.

 

La noche,

ay, la noche, cálido abrazo de un edredón

comprado para compartir

con aquel que no acudió

porque le tenían preso

otros brazos que no míos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s