MOTAS DE POLVO

Quisiera vaciar el baúl de todas las rabias

que guardo en mi despensa

algunas no son más que papel amarillento

arrugado, irrecuperable por olvidado.

Haberlo, hay rabias eternas

vuelven una y otra vez, llenan siglos amargos

cuando la historia gana peso con cálamo,

no consuela que el cielo esté coronado

por el oro solar

ni que Dios sea el universo aplicando enseñanzas

guerrean unos contra otros,

no consuela que ya fue así

desde Abel y Caín.

Tras mis pupilas expongo deseos de cristal

quisiera vaciar el baúl de todas las rabias

humanidad esparcida como polen

con amargura perfumada.

No puedo vaciar mi baúl de todas las rabias,

son reemplazadas como malditas

acompañadas del gong de la eternidad.