VENERACIÓN

Temblorosos y emocionados se besaron junto al enorme castaño por primera vez. Con un brillo especial en los ojos volvieron al pueblo cogidos de las manos. Sesenta años más tarde él volvió solo al viejo castaño. La luz de sus ojos se había apagado años atrás, pero el recuerdo de su recién fallecida esposa le guió para venerar a aquel sublime momento de la adolescencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s