SUEÑOS BAJO TIERRA

Tras semanas de vertiginosos sueños con aquella joven a la que no se atrevió a hablar, decidió que ese martes no pasaría sin invitarla a tomar algo. Bajó las escaleras del metro corriendo. Se le aceleró el pulso pensando en ella, en qué decirle. Ansiaba verla esperar el convoy. Oyó el chirrido metálico sobre los raíles cuando la vio entre el gentío abrazada a un hombre alto que la besó con pasión. Entrelazadas las manos entraron al vagón. Él se desplazó hacia otro departamento para evitar la mirada de ella sobre su compungida cara.

One thought on “SUEÑOS BAJO TIERRA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s