AGUAS QUIETAS

Poso mi mirada

sobre el reflujo eterno

bordeado de musgo y troncos rotos

la poso sobre el extraño baile de mil peces

nacidos en aguas sin olas

peinan la corriente con abundante cabello

quiero entender su idioma tridimensional

vertido sobre guijarros.

 

Solo el venado te absorbe cuando bebe

tu savia perfumada

el hombre acecha y se ahoga

en sus propios defectos

ignorante de tu melodía y desazones

se regocija en sí mismo y envidia

tu singular fuerza de lo inabarcable.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s