DIVORCIO EXPRÉS

 

 

Lo había leído, se había informado de que ahora se podía tener un divorcio exprés tutto gratis. Y ya no aguantaba más, lo de anoche con su marido fue la gota que colmó el vaso. Con paso firme se dirigió al juzgado de su ciudad. Nunca había entrado en el edificio, era más grande de lo esperado y andaba un poco perdida. Subió unas enormes escaleras de mármol del bueno, ese de carrara. Reluciente y magnífico mármol. Entró en una sala grandísima donde había mucha gente trabajando. No sabía a quién dirigirse. Recorrió los diferentes escritorios con sus indicaciones y al final se paró delante del cartel “INFORMACIÓN”.

─¿Sí? ─preguntó un hombre con voz áspera.

─Quiero ver al juez.

─¿Me da la citación?

─¿Qué citación?

─La que corresponde al juicio.

─Oiga, ¿por quién me tiene? ─respondió ella ofendida.

─Señora, ¿a qué ha venido en conreto?

─Concretando claro y raso, a tener un divorcio exprés tutto gratis.

─¿Me está usted tomando el pelo, señora?

─El que me está tomando el pelo será usted, dígame ya de una puñetera vez, dónde está el juez.

─Está celebrando un juicio, y para poder tomar parte, se necesita citación, ¿comprende ahora, señora?

─El que no comprende es usted, joven, necesito ver al juez y exponer mi caso. Pero ya, no puedo esperar más, es urgente.

Se acercó un alguacil que había observado la escena y le preguntó al auxiliar que presidía la información, si necesitaba ayuda. La mujer se dirigió al recién llegado y le avasalló con la exigencia de presentarle al juez. Ambos hombres intentaron calmarla y explicarle que no se podía venir sin una citación oficial. Además, para divorciarse tenía que buscar en primer lugar a un abogado.

─Ahora ya no hace falta, el estado facilita desde ya el trámite de los divorcios y solo hace falta que haya un juez que dé el visto bueno de la separación y firmar los papeles. Y eso es lo que quiero. No me miren ustedes así, parecen salidos de la Edad Media, ¿no se habían enterado todavía? Venga ya, pónganme en contacto con el juez, o me den las hojas de reclamaciones. Me están poniendo de los nervios, so tozudos…

─Oiga señora, sin ofender, o tendremos que llamar a los de Seguridad.

─Los de seguridad, a mí, por favor, llamen al juez ─rogó con determinación e insistencia, cuando una figura femenina se les acercó.

─¿Quién busca un juez? ─preguntó la joven.

─Yo, pero ellos vienen con monsergas y no adelanto un ápice.

─Soy juez, ¿en qué puedo ayudarle?

─¿Usted es juez? ¿Tan joven? Una mujer juez… pues mire, quiero un  divorcio exprés tutto gratis.

─¿Y eso qué es, señora?

─Parece mentira que siendo juez no lo sepa, es una ley nueva aprobada por el gobierno y publicada en el periódico.

─Pero no en el B.O.E. y no estando en el B.O.E. no estoy obligada a saberlo. Pero vamos a ver, ¿por qué no se informa primero a través de internet? Aquí no le podemos ayudar sin la intervención de un abogado. Y perdone ahora, tengo prisa. Le aconsejo consultar a un abogado o informarse en internet. En el hogar del pensionista le indicarán los pasos a seguir, si no tiene internet en su casa. Que tenga suerte, señora, adiós.

─En este país no cambiarán nunca, el “vuelva usted mañana” no se ha muerto, todo sigue igual─ murmuró, ─al menos antes el juez era un señor de mucho peso, y mira por donde ahora una mocosa se llama juez… y poco menos me manda a freír espárragos. Tendré que buscar al defensor del pueblo. Oiga usted, ─se dirigió al hombre de información, ─Oiga, ¿dónde encontraré al defensor del pueblo?

─A este señor hay que dirigirse por escrito, señora, infórmese a través de internet.

─Internet, internet, ¿para qué está el juzgado, para qué los jueces, para qué las personas? Está más claro que el agua, no me quieren atender, quieren que siga con el animal de mi marido… ¡y un jamón! Iré hasta Roma si hace falta, buscaré al papa, qué se habrán creído todos ustedes… ─vociferó bajando por fin las escaleras de mármol del bueno, reluciente y magnífico.

Divorcio exprés tutto gratis era solo una mala propaganda, pensó.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s