INFANTES

Escondido tras la amable sonrisa
un silbido de admiración
un convencer lo bonita que es
él se pierde entre miles de troncos
perpetuos en el devenir del hombre
hacia su presa, la niña.

No importa lo pequeña que es
su mente escabrosa
se obsesiona con la satisfacción
del apetito de pieles tiernas,
es una de cada cuatro,
un niño de cada seis
bajo la vegetación de su ansia.

La mudez de las víctimas
el temor a la sordera
del ambiente familiar
hace que callen ensimismados
crecen limitados ya para siempre
en la libertad propia,
y son demasiados martirios padecidos
en la más tierna infancia.

El abuso acompaña a la humanidad
oh, bosque tupido de culpas escondidas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s