SILENCIO MUSICAL

Hay placeres tan sutiles que logran un dulce delirio bajo la piel de mi amante. Me gusta que lo sienta cuando mis dedos recorren como abanicos de seda su atlas corporal. No necesito artilugio alguno, mi desnudez basta para ser vibrador haciendo aflorar aquellas imágenes y sensaciones que tanto le complacen y le hacen gemir de exaltación. Proyecto miradas aterciopeladas sin pestañear cuando acerco con lentitud los imanes de mis yemas sobre sus pezones de hombre neutro. Es allí y no entre sus piernas donde su sensibilidad alcanza la nota más alta de emoción desde que se sometió a la cirugía para agradarme aún más. Se lo premio con las alas de mis dedos y demás herramientas corporales que nos originan un adictivo silencio musical.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s