EL ÓXIDO

El óxido abraza al verano

despeja el portal

para el baile otoñal

 

entre variables se deslizan

silenciosos

hojas caídas, gatos acurrucados

y adolescentes sin chaqueta

 

rescata la fuerza centrífuga

unos días cálidos, bruñidos,

en la playa vaga un despistado

por la orilla,

escupe el humo anidado en su pulmón

 

busca con su detector

algún metal olvidado

para clausurar la alegría estival

la entierra en pensamientos

y observa las olas enrollándose

con sus tonos verdes y marrones

 

el óxido desmiga las últimas esperanzas

empuja a pisar los adoquines

antes de que el invierno se instale

y absorba los recuerdos veraniegos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s