EL PASO

Te percibí nada más nacer y aún antes:

cuando recorrí el largo camino hacia el útero,

supe de mi madre desde la concepción,

reconocí a mi padre desde la voz

y a ti desde el hambre.

Fue el comienzo de la carrera contra tu terrible esencia,

me perseguiste desde la primera inhalación oxigenada

y ya nunca me has dejado:

divides en unidades los fragmentos de mi existencia

a la humanidad entera la conviertes en esclavos tuyos,

nos tienes atrapados sin remedio.

 

Observo el mar, su ritmo, y te reflejas en él,

las dunas callan tu verdad

dominas el crecimiento de la flora,

la fauna tiene sus días contados

y  me dicen que eres el maestro

del que aprendemos de jóvenes

¿te comprenderemos de ancianos?

Dudo que te logre entender, y dudo que existas,

porque a veces eres veloz y volátil,

otras me consumo ante tu lentitud.

Recorres el espacio entre mi nacimiento y mi muerte,

paso a paso, ya largo, ya corto, tú, que te llamas TIEMPO.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s