PLATEAR

 

 

Platea la mañana

el manto gris no alberga golondrinas

ninguna alfombra multicolor

mientras languideces sobre el sofá

de cuando en cuando acaricias

tus heridas intocables

años tapando venas

humo en aros adornando bocas

sonrisas de satisfacción y orgullo

convertidos en muecas de dolor

yaces mudo allí, ojos cansados

vivir es fatigoso

te preguntas porqué te engendraron

y la última interrogante tarda en venir.

Los hijos del sol …

Non Perfect. El blog imperfecto.

…o los niños de la playa….

Hubo una generación -la mía – que vivió un sol más amable. Los hijos del sol mediterráneo, eramos niños que estábamos todo el día en la playa (convenientemente embadurnados con Nivea y, creo, que sin demasiado factor de protección… o ninguno) y que después, con el crecimiento y la adolescencia, seguimos frecuentando la playa : para ponerse moreno, como lugar de reunión matinal, como “secret place” para romances veraniegos… Pero lo del moreno era esencial.

El “embadurne” entonces se hacía con  cremas bronceadoras  sin factor de protección,  que -teoricamente-te ponía moreno más rápido. Había una crema de un color marrón que te teñía la piel de un color…marrón al instante. También había ondas de cremas de zanahoria ( de laboratorios varios) con la que asegurabas el tono del verano. En aquella época, si me visualizo a mí misma con una crema de protección 50…

Ver la entrada original 290 palabras más

La línea blanca

 

 

No sé si traspasé la línea blanca

la percepción está trastocada

hoy el mar ha perdido su olor

se ha vuelto gris a su pesar

y la morfina solo produce sequedad

las rocas se abrigan con su manto verde

parece un ataque de hipotermia

tal vez el deseo de tener un pubis cubierto

las hace emerger de cuando en cuando

las caricias de los peces no son admitidos

y el orgasmo brilla con su espumoso vaivén

no siento, no veo, no estoy en lo conocido

soy un barco a la deriva

falto de ombligo cuadrado

mi curvatura se queda en popa:

hoy el mar huele diferente

se ha vuelto gris a su pesar