VIBRACIONES

¿No es esta la misma milenaria balada? (Omar Khayyam)

 

Alguien no duerme,

no adivino su razón

pero escucho sus notas,

un leve rasgueo de un instrumento

melodía conocida

mi oído se agranda, quiere captar

se conecta inmaduro

adivina los soles, los fas

y sí, ya el cerebro hace levantar

la memoria, recuerda

aquel concierto de Aranjuez

desvanece la ceguera y el dolor.

 

Vibraciones atraviesan

paredes mudas

tienen alas, transportan

lugares aparecen en sueños

benditos dedos que arrullan

y alejan angustias nocturnas.

 

 

LUZ TAMIZADA

 

Percibo el índice divino

de todas las cosas

en mi carne sangrienta

cortada a jirones por el azote del viento.

 

Me pregunto por qué

la sencillez torturada de la selva

tiene cara de analfabeta.

 

Perecer… morir… ni el pensamiento

enraizará en el alma del mundo

cuando queda tanta soberbia

bajo la espesura de unas cejas arqueadas.

 

Luz tamizada de comprensión a medias

el difluir y devenir de humanidades,

un  flamear amores al viento,

y el sol reverberando en lagos profundos.

 

Traquetea el alma en pena

el sonoro aleteo de una paloma negra

es oído en el continente africano

mas el mundo acalla telarañosas consciencias.

EL TALÓN DE AQUILES

 

Cuando el caparrazón

cubre tu talón de Aquíles

y muerdes el pañuelo de dolor

cuando tu pelo ha crecido sin barbero

y tus facciones se derrumban

cuando tus libros acumulados no ven tus ojos

y todos tus trajes sobran

cuando tanto esfuerzo evapora

y ninguna nube lo acoge

cuando todos los momentos son un quejido

veo la dureza de la vida sin lametones

 

Te irás sin alimento

habrá cenizas en el mar

el olvido se hunde en las olas,

solo fuiste un borrador del destino

y yo unas lentes lechosas

con ansias de ver lo invisible

AHORA USO SOMBRERO

No tardamos en vernos con ojos internos

tú fuiste una Proust femenina

y yo un Monroe masculino

enlazamos nuestras manos para bailar

sonreímos y las letras volaron desde nuestras bocas

como colibrís en blanco y negro.

 

Ojos sin futuro, el color escondido

párpados tapando el placer experimentado

nos miramos, nos recitamos, nos mentimos

la multiplicación de la especie era un deber

del que huimos como la liebre de su depredador

aunque el final era previsible

sabíamos de las sábanas arrugadas

de aquel hostal cutre del Middle-West

que ya pisara un loco pintor español.

 

Atenas quedaba lejos

también los años sesenta

ahora uso sombrero

y tú crema antiarrugas

dejamos de mirarnos,

de comprendernos,

hasta tienes nietos y yo libros

escritos a mano con tinta negra,

introduje dos cruces para ver

lo que fue y lo que es.

CAMINOS

Corté el camino a mi medida

hilvané las amapolas sin color

su sangre me hizo sudar

ya pocos se fijan en los bordes

sembrados con plásticos

cosechan lágrimas de cristal

en las mañanas cansadas

 

aromas sin gas despiertan sentidos

históricos hechos pasean entre margaritas

ya nadie admira a ambos

ni evitan discursos falsos

el cielo se desplazó

ahora la luna es invisiblemente cuadrada

ha olvidado sonreír

 

pero los guijarros siguen poblando

los ríos sin truchas

plantas foráneas pueblan márgenes

para apresar lo que queda

preparan un festín dorado

en el cráter del monte sagrado

y engullen a los últimos héroes.

PLATEAR

 

 

Platea la mañana

el manto gris no alberga golondrinas

ninguna alfombra multicolor

mientras languideces sobre el sofá

de cuando en cuando acaricias

tus heridas intocables

años tapando venas

humo en aros adornando bocas

sonrisas de satisfacción y orgullo

convertidos en muecas de dolor

yaces mudo allí, ojos cansados

vivir es fatigoso

te preguntas porqué te engendraron

y la última interrogante tarda en venir.

La línea blanca

 

 

No sé si traspasé la línea blanca

la percepción está trastocada

hoy el mar ha perdido su olor

se ha vuelto gris a su pesar

y la morfina solo produce sequedad

las rocas se abrigan con su manto verde

parece un ataque de hipotermia

tal vez el deseo de tener un pubis cubierto

las hace emerger de cuando en cuando

las caricias de los peces no son admitidos

y el orgasmo brilla con su espumoso vaivén

no siento, no veo, no estoy en lo conocido

soy un barco a la deriva

falto de ombligo cuadrado

mi curvatura se queda en popa:

hoy el mar huele diferente

se ha vuelto gris a su pesar

VENENO

Guarda el veneno en pequeños frascos sin bridas

coloca los tapones con cuidado desde las vísceras

mira que no te lastime a ti

ni dejes que se desparrame

para machar la conciencia,

acalla el sonido de la erupción

forra las paredes con hojas de parra,

deja que baile tu aliento entre rendijas

mas la satisfacción no llega sin mi ayuda

 

Mmmmmmh

 

Lo sabes, sabes que necesitas mi reacción

la dosifico mejor que tú el veneno

nuestro reto ya es viejo

no se arruga ni huye, espera hito en hito

hasta que enmudece el tañer de las campanas

TU VOZ

Resuena tu voz

en la cueva de mi percepción

y por grande que sea el universo

cimbrea tu sonido en la pequeñez de mi oído

mientras ando sobre olas

 

Casi no toco la espuma de sus crestas

me elevo con tu sonido

el eco de tus vibraciones traspasa

el mundo conocido y se abren

todas los portales a la respiración

ondas salientes del alma

aportan el amor a la vida

a nuestra vida, a mi vida a través tuyo

y llegan al último rincón de lo posible

 

Tu voz es el sueño del mundo

esencia que vuelve a casa

a las rocas escarpadas

al mar en movimiento

al cielo pintado de emoción

y no hay sombra que borre mi sentir

por pertenecer al paraíso

aunque no pueda alcanzarlo de continuo

 

Solo tu voz me retorna al sentimiento

entre risas y lágrimas tras

exprimir el sabor de todos los placeres

durante nuestra estancia en la inmensidad.

vibran los temblores entre cuerdas,

no hay arte mayor que la empatía

cuando esparcido por doquier está

en lo más recóndito del alma

 

Ven, ven, resuene en mí

tu voz universal y haz estremecerse

mis sentidos faltos de cimientos visibles

tirito cuando la daga de fuego

penetra  en mi corazón a ritmo de inhalación

antes de quedar exhausta

al escuchar tu voz     ***

 

 

   

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ALCANZAR LA INTELIGENCIA

Dímelo tú,

dime cómo alcanzar la inteligencia

a través del abecedario convulso

que sale de sus cabezas

pero no quiere penetrar en la mía

 

Veo con desolación cómo vuelan

los vocales entre consonantes turbados

cuando hablan en ruso, en finlandés

el primer hombre no necesitó mostrar más

que una mirada, un sonido

como la tramontana a las once

enredando mentes creativas

barre lo inútil, siembra dudas

como margaritas con pétalos blancos

dímelo tú,

dime cómo alcanzar la inteligencia