Feria del libro

Rincón de Lola

Relato (de mi cajón)

En cuanto abrió la puerta y encendió las luz del recibidor, la invadió la serenidad de quien se sabe a cobijo, en la cálida seguridad de un territorio privativo y conocido. Sin agacharse, se quitó los zapatos de tacón y con un suspiro de alivio se dirigió al dormitorio y colgó la chaqueta en el armario.

Mientras se desnudaba dejó correr el agua, llenando la bañera. El cotidiano ritual del baño de la infancia, reemplazado por una rápida ducha, se había convertido en un lujo que sólo se permitía de vez en cuando. Pero hoy deseaba más que ninguna otra cosa sumergirse en el agua caliente y quedarse quieta mientras se diluía ese extraño cansancio que conlleva la actividad inusual.

Se había pasado un montón de horas sentada a la sombra del stand que el Gremio de libreros había instalado en la Gran Plaza con ocasión…

Ver la entrada original 917 palabras más

Se me ha activado el córtex prefrontal.

Non Perfect. El blog imperfecto.

Hoy, en una reunión , uno de los integrantes se ha apoyado ,cómodamente, en la silla, poniéndose a dos patas y ejerciendo un impulso ( no controlado) hacia detrás que ha hecho que se diera un buen tortazo…

La primera reacción ha sido la de la ayuda y la comprobación de que no hubiese ningún daño físico . El golpe , ha sonado a catacroc... La víctima se ha levantado rápidamente y, tras esos minutos de ver-que-no-ha-pasado-nada, ha empezado una cadena de risitas…Primero, al recordar la cara de espanto, los ojos abiertos como platos, el boli que ha salido volando y aquello de quedarse con la palabra en la boca y sustituirla por un Ohhh!: la expresión del “caído” ha sido una de las primeras cosas en activar la risa.

risas1

Al ver que el protagonista no se tomaba a mal la risita ( ya era imparable, aunque…

Ver la entrada original 457 palabras más

LO INEFABLE Y EL OCRE

Todo pensamiento se compone de fractales, como la naturaleza misma… ¿qué sabemos y qué no sabremos nunca?

Acrópolis de la Palabra

Artículo publicado en el número 59 de la revista Sede:

https://drive.google.com/file/d/0B6P2W_d6v-TvbFZVMFJKNWRYQzA/view

1987e_traversee_en_ocre_778x541p

“A menudo sobre las paredes, en la mezcla de las piedras, en las fisuras,

en los dibujos del moho del agua estancada,

he encontrado semejanzas con sitios maravillosos,

con montañas, con picos escarpados…” .

Hermann Rorschach

 

“Ninguna forma de realidad es independiente: de alguna manera todo se relaciona”.

Juan Eduardo Cirlot

De ser cierta la teoría de la reencarnación, no existirían las ideas nuevas, los recuerdos o el libre albedrío, todo sería experimentado como nuevo, pero en verdad resultaría ser una huella de algo ya vivido. Ese constante eco de la vida sería el resultado de mecánicas combinaciones. Ni siquiera los primeros seres vivos pudieron inventar o escoger libremente, las leyes y fuerzas naturales ya los habrían abocado previamente a ello. De ser cierta la hibridación entre el ser humano y las máquinas y su posible evolución, puede ser que una civilización mucho más desarrollada que la nuestra ya lo haya conseguido…

Ver la entrada original 1.773 palabras más

LA MALTRATADA

Sentada en un banco frente a la lápida sencilla, la viuda no pudo evitar hablar con aquel ser colocado allí entre frías paredes de ladrillo rojo recubierto de enlucida blanca. Sabía de memoria las medidas del nicho y descargaba sus sinsabores en voz baja pero contundente:

―Allí yaces ahora, en un espacio de dos coma veinte por cero coma sesenta por cero coma sesenta metros, mudo como un libro sin letras. ¡Cuánto me hiciste sufrir! ¿Y todo eso para qué? ¡Para acabar entre estas paredes y la caja de madera! ¡Años de machacarme por eso, por lo otro, por mi manera de ser! Yo encerrada en casa con los chicos… ¡nunca me llevaste a ningún sitio! ¡Ahora estás tú en ningún sitio!

Murmuraba, a veces hablaba fuerte, gesticulaba y se pasaba la tarde allí, sentada en un banco frente a la lápida sencilla hasta que cada día allá a las ocho le tocaban el hombro:

―Señora, vamos a cerrar el cementerio.

Y se marcha a casa vestida de soledad con un sentimiento extraño. No había podido alegrarse por la muerte de su maltratador, ni se sentía liberada, ahora que lo estaba…

LA SENDA DEL ALAMILLO

Subiendo desde el alamillo

la senda descarnada, rota

corte longitudinal desde las lluvias

labios laterales hinchados

perpetrados por piedras desiguales

tierra roja, rosada, fango turbio

el romero sobre los labios se asemeja

al adorno del sexo de Alondra,

aquellos rizos casuales sin pudor

y sigo subiendo la senda descarnada

cada vez con más fatiga

 

el día declina, tiene sueño

busca cobijo entre sombras

y unos ojillos de color tierra

asoman desde una grieta curiosos

de pronto se multiplican

han olido mis bellotas sin pelar

esperan que las pierda

cena gratuita, fácil

¿sabrán que tengo agujerado el bolsillo,

que puedo resbalar?

 

subiendo desde el alamillo

por el alamillo

nunca siento soledad

 

SEIS DE ENERO

Fría madrugada de Reyes

oscuridad misteriosa

no tan lejos una sombra

dibuja eses sobre el asfalto

con torpes pies aprisionados

apenas avanza sin rumbo

cruza la etílica experiencia

y no recuerda el baile de palomitas

faldas amplias ondeantes

sobre el parquet de matasuegras

 

el gélido aliento Janus

endereza el calzado

y un banco de piedra gris

acoge el desperdicio

de una noche de Reyes

SAETAS

 

Cuando la noche se ciñe

y caminos torcidos

peinados por dedos verdes

escupen humedad brillante

bajo diamantes azulinos

 

fulgentes espejos devuelven

lo que presta la dama de negro

echa arcanas sobre mansas aguas,

aparece la torre amenazante

mas las horas se confabulan

para dejar entrar el amanecer

de los sueños robados

 

del frasco abierto emana

la promesa escondida y justa

por  la boda del día con la noche

bajo la bendición escueta

de las saetas rectas

que siempre apuntan al futuro,

al renacer de todo lo conocido.

LA HONRA

El árbol de la honra

perdió sus atributos

quedó desnudo como el invierno

muchos días levanta triste sus brazos

sin un solo pajarito que le cante

y busca entre la niebla

los pecados no cometidos

ni en primavera.

 

La honra, la honra, la honra,

¿para qué sirve la honra?

Inclina la rama más baja,

rasca sus raíces con placer

y espera a que el sol

decline a su favor.