¿EXISTE LA VERDAD VIRTUAL?

Pregunta incorrecta a todas luces contesta Batú, mi chimpancé. Lo adopté siendo un bebé y con él se me complicó mi vida, enriqueciéndomela enormemente. Batú es travieso, listo, rápido y muy inteligente. Le encanta la informática, tiene blog propio. Da consejos a principiantes en la red, escribe pero no habla. Yo he llegado a dudar de que el hombre venga del mono. Creo lo contrario, que el mono viene del hombre. Cuando llego cansado a casa, tengo mis babuchas preparadas junto a la puerta de entrada.

Tuve que comprar otro ordenador, porque él utilizaba el mío tras observarme durante horas, días y meses. Comenzó mandándome mails absurdos y descubrí el otro día que maneja el Power Point para mandar mensajes de textos filosóficos exigiendo reenviarlos. Augura suerte y hechos extraordinarios a los lectores si reenvían los textos antes de cuatro días. Y estos, ante el temor de tener mala suerte si no cumplen la “orden”, obedecen, por si las supersticiones como la verdad virtual existen.